Eilish San


Cuando era muy pequeñita, 3 añitos, ya me sabía todas las canciones de los anuncios de la tele. Mi padre siempre me cantaba incluso cuando aún no había nacido, así que nací enamorada de la música.
Con 8 años me hicieron solista de un coro y cantaba todo el día hasta debajo del agua.
Cuando fui creciendo seguí cantando y formándome en técnica, pero muy jovencita me emancipé y las obligaciones y querer tener un futuro prometedor me alejaron de mi sueño.

El cambio.

Después de mucho tiempo de dejar mi salud y mi felicidad en una gran empresa como contable, me planteé que tenía que cambiar mi vida.
Durante toda mi vida estudié todos los nuevos métodos que fueron saliendo para entender cómo funcionaba mi voz. Pasé por canto lírico, que es la enseñanza oficial en mi país, y por desgracia no se tiene muy en cuenta que sea una técnica saludable.

Mis obstáculos.

Perdí mi voz, ya no podía casi cantar, ni con potencia ni sin ella. Al poco tiempo de empezar me quedaba ronca y tenía que dejar de hablar durante horas porque mi voz no salía y me dolía.
Como soy muy cabezota y perseverante, seguí estudiando todos los métodos que iban saliendo: SLS, Singing Success, Estill Voice...
Y decidí estudiar foniatría, para ver cómo se tratan las voces dañadas y como funciona todo el mecanismo: esto me sirvió para ver qué cosas no hay que hacer jamás con nuestra voz.
Busqué un profesor de Estill Voice y, después de un tiempo, vi que aprendía mucho sobre los movimientos de la laringe y cómo hacer sonidos que no podía hacer antes, pero me quedaba disfónica cuando acababa la clase.



La crisis.



Llegó el momento de enfrentarme con una de las etapas más devastadoras de mi vida.
El foniatra me diagnosticó engrosamiento de las cuerdas vocales, y que posiblemente tendría que ir a terapia.
La vida no solo me trajo esto sino que, debido a mi estrés, muerdo por las noches y el disco de la articulación de mi mandíbula se desplazó, con lo que acudí a un especialista maxilofacial que me dijo que no estaba seguro de que pudiera volver a cantar.

Sigue nadando...

Pero yo no pensaba rendirme ese día.
Después del duro golpe encontré un profesor certificado en SLS, que me ayudó mucho a no forzar mi voz, a tener un rango homogéneo y empecé a poder cantar de nuevo.
Pasaron los meses y yo estaba contenta, pero seguía sin tener potencia y tampoco sabía cómo hacer efectos con mi voz.
Entre otros estilos, me encanta el metal, metal sinfónico, hard rock, pop rock... con lo que buscaba algo más.
Encontré un nuevo método - CVT - que me daba las herramientas para tener más potencia y hacer efectos, pero no era fácil hacer rutinas diarias con él.

Mi camino.

Así que me puse a desmenuzar todas mis enseñanzas y conocimientos y llegué a hacer mi propio cóctel de ejercicios, basados en una práctica saludable y que me permitían muchas más cosas sin que mi voz se resintiera.
Empecé mi proyecto - Healthy Vocal Development - en Irlanda, junto a otros amantes de la música y la tecnología de diferentes partes del planeta. Juntos, montamos un sistema de enseñanza y un canal de Youtube para ayudar y enseñar a otras personas.
Pero, por diversos motivos, cada uno se vio forzado a regresar a su país de origen.

La misión.

Así que ahora tengo la misión de ayudar a las personas a lograr su sueño de cantar, ya sea por amor a la música, para subirse a un escenario, hacer un canal de Youtube o grabar sus propias canciones en su Home Studio.







Puedes conseguir todo lo que te propongas.



Porque no importa qué te depare la vida.
No importa si ahora cantas bien o mal. Si crees que tu voz no es bonita. Si has tenido problemas vocales como yo o si no sabes por donde empezar con tu técnica vocal o tu canal de Youtube.
Estoy aquí para tenderte la mano y ayudarte a sacar al cantante que llevas dentro y recorrer juntos el camino que te ayude a ser la mejor versión de ti mismo.
Pero para hacerlo es fundamental que realices tu propia aventura de aprendizaje. Te invito a que explores qué es lo que quieres conseguir y entres en acción para conseguirlo.
Recuerda que estoy aquí para ti así que, si quieres que te acompañe, explora todas las opciones que tengo para ofrecerte.





Mientras te lo piensas...
...¿te puedo dar algún consejo?


Puedes dejar tu nombre y tu email para recibir vídeos y promociones



Y si lo tienes claro, puedes reservar una sesión para conocernos y explorar cómo puedo ayudarte con mi trabajo y ver qué es lo más recomendable para ti.

mail